En blog, uniformes empresariales Monterrey

Los uniformes empresariales Monterrey son fundamentales para cumplir una serie de objetivos muy específicos al interior de una organización y de la adecuada elección de cada prenda que los compone depende que su implementación resulte realmente efectiva. recomendaciones para su elección. En el entorno empresarial, sin lugar a dudas el uso de uniforme es indispensable sable para proyectar una imagen adecuada tanto al interior de la misma empresa como en el mercado, a clientes, consumidores e inversionistas potenciales. Para que nuestros visitantes tengan una idea más clara del papel que desempeña el uso de uniformes, en esta ocasión hablaremos de sus distintas funciones, y del por qué se recomienda su uso como parte de las estrategias de identidad corporativa.

Para comenzar, nos parece pertinente definir lo que es un uniforme. Bien, los uniformes son un conjunto de prendas cuyo uso está pensado para estandarizar la imagen de un grupo de personas. Esta estandarización persigue diferentes objetivos, entre los que se encuentra identificar a los individuos pertenecientes a una organización dentro de la sociedad, en su caso, diferenciar sus rangos o cargos, y eliminar las diferencias entre ellos para crear un sentido de unidad y pertenencia. Se puede decir que estas son las funciones básicas de los uniformes en cualquier entorno donde se utilicen, independientemente de la razón de la organización, y es algo que se puede notar fácilmente en los uniformes escolares, en uniformes deportivos, en los que utilizan las organizaciones religiosas y por supuesto, en los uniformes empresariales Monterrey.

Además de estas funciones básicas de identificación, los uniformes pueden desempeñar otras más específicas y responder a las necesidades particulares de distintos entornos. Estas funciones están relacionadas con el efecto que a nivel psicológico tienen los uniformes tanto en quienes lo portan como en la comunidad y son precisamente estos efectos los que en un entorno empresarial pueden aprovecharse para el alcance de metas organizacionales y comerciales. Es por lo anterior que el uso de uniformes figura dentro de los programas diseñados especialmente para fomentar el desarrollo de actitudes positivas de los miembros de la organización hacia la organización misma. De igual manera, los uniformes se contemplan como parte de las estrategias de marketing en muchas empresas, ya que incluso pueden considerarse como medios de publicidad gratuita para reforzar la presencia de la empresa en el mercado.

El uso de este conjunto de prendas para estandarización de un grupo de individuos está bastante popularizada, y los beneficios que puede aportar a las organizaciones donde se implementa son evidentes. Sin embargo, aún es bastante común que se desconozcan sus funciones, y que incluso se presenten resistencias a utilizarlos a pesar de que su uso esté reglamentado, por ejemplo, en instituciones escolares. Una de las principales razones por las que se presenta inconformidad por su uso, es que limita la libertad de expresión y se elimina la individualidad, ideas que por lo regular las personas desarrollan cuando eran jóvenes y la escuela a la que asistían tenía como código de vestimenta el uso de uniformes. Si bien es cierto que la estandarización en las prendas de vestir tiene ese efecto de reducir las diferencias entre las personas que las portan, esto no es necesariamente algo negativo, y tiene muchos beneficios tanto a nivel personal como miembro de una organización, como para la organización misma.

Como ya mencionamos, una de las funciones que desempeñan los uniformes es eliminar las diferencias entre las personas que los portan para que ante la organización y demás miembros, todos sean considerados como iguales, con el mismo valor e importancia en el grupo. Es bien sabido que por el tipo de vestimenta que una persona utiliza, el resto se crea automáticamente una idea sobre aspectos como su posición económica, sus hábitos, entre muchas otras cosas que son producto de un condicionamiento social al que muy difícilmente podemos escapar, pero con los uniformes, por decirlo de alguna manera, se crea una imagen neutra y los juicios que se podrían emitir si se usara la vestimenta casual, son eliminados. De este modo, el uso de uniformes es empleado en diversas instituciones para eliminar entre sus miembros as posibles diferencias económicas, sociales y otras que pudieran derivar en conductas de discriminación, y en lugar de apostar por una acentuación de sus diferencias, resaltan lo que tienen en común, que es precisamente, ser miembros de un mismo equipo.

En este sentido, los uniformes funcionan como elementos de refuerzo del sentido de pertenencia e identidad entre los miembros de una organización, y al momento de decidir usarlos, los empleados o participantes demuestran que comulgan con los valores, intereses y objetivos que definen la organización en cuestión. En el entorno corporativo, esto tiene muchas ventajas a nivel de organización interna y externa, en general en un mayor compromiso del individuo con la empresa porque representa la imagen de la marca, y por tanto, los valores e intereses de la misma dentro de la comunidad, lo que repercute en el ambiente laboral y en la imagen corporativa, llegando a tener alcances publicitarios sin necesidad de hacer inversiones en elementos de marketing adicionales, todo esto en un solo uniforme.

Adicionalmente, en entornos específicos, el uso de uniformes es parte de los programas de seguridad laboral, como es el caso de los servicios sanitarios, en el sector industrial y en el ámbito deportivo, donde el tipo de prendas utilizadas, los materiales y colores responden a los riesgos propios de las actividades que en ellos se desarrollan.

Ahora bien, para que los uniformes logren cumplir las funciones de las que hemos hablado es fundamental que se elijan cuidadosamente el tipo de prendas que los van a conformar y las características de las mismas, como materiales, colores, diseños y elementos de personalización. Para la elección de este tipo de detalles se recomienda analizar los efectos psicológicos que tienen los elementos visuales y partir de la imagen que se desea proyectar y en futuras publicaciones en el blog de Camisas Carey les presentaremos algunas recomendaciones para que la elección de los uniformes para su entorno de trabajo cumpla de manera satisfactoria los objetivos que se persigan con su uso.

Entre los elementos con los que se pueden personalizar los uniformes se encuentran los escudos, logos y el eslogan de la empresa, y en Camisas Carey, además de ofrecer una extensa variedad de camisas para uniformes empresariales Monterrey, contamos con el servicio de bordado de la más alta calidad. Para conocer a detalle las características de nuestros productos y servicios, los invitamos a ponerse en contacto con nosotros, con gusto los atenderemos.

Publicaciones recientes

Teclea lo que deseas buscar y presiona Enter